Volver Tips

Huerto Urbano : Familia unida por una alimentación saludable

Manos sosteniendo planta de un huerto

Les voy a plantear un simple ejercicio, pregúntenle a sus hijos ¿De dónde viene la lechuga? ¿la carne? ¿la leche?, dentro de mi experiencia de más de 10 años de docencia, les puedo contar que un porcentaje no menor, me responde: “del supermercado”, siendo una situación que siempre me ha llamado la atención.

Hoy les propongo a ustedes que comencemos a generar conciencia no solo en nuestros niños y niñas, sino que en nosotros mismos, maravillándonos ante el proceso de sembrar, cultivar y cosechar nuestros propios alimentos. Animémonos y comencemos nuestro huerto urbano en nuestras propias casas y departamentos, se sorprenderán que no necesitan un gran espacio para comenzar, ya que todo se puede cultivar en simples maceteros, desde lechugas y zanahorias, hasta sandias y melones en el verano ¡los límites están solo en nuestras mentes!.

A continuación les enumeraré tips que pueden ser de gran utilidad al momento de comenzar nuestros huertos urbanos:

  1. ¿Qué quiero sembrar? Esta es la primera pregunta, siempre tendemos a entusiasmarnos y cultivamos cosas que ni siquiera nos gustan. La clave está en sembrar alimentos que consumamos a diario para que nuestro huerto tenga un motivo real en nuestras casas.
  2. Para impacientes: Empecemos sembrando verduras o frutas de rápido crecimiento, para no perder el entusiasmo. Les recomiendo las lechugas, rabanitos, espinaca, acelga y hierbas aromáticas como la menta, orégano, etc. Además les sugiero acompañar a estas semillas con la plantación de almácigos para tener vida en tu huerto desde el día 1. (se le llama “almácigos o plantines” a la planta en su etapa inicial con sus primeras hojas, éstas las pueden encontrar en los viveros del barrio).
  3. La tierra: Normalmente cuando comenzamos a plantar buscamos inconscientemente la “tierra de hoja” una tradición heredada que debemos dejar en el olvido, ya que la tierra de hoja tiene ramas, hojas y algo de tierra, siendo una base muy pobre para nuestras hortalizas. Te recomiendo comprar “sustrato para huerto” o “sustrato para maceteros”, ya que esta tierra tiene las propiedades orgánicas e inorgánicas que requieren las plantas para crecer y dar los frutos que estamos buscando.
  4. Horas de sol: Recuerda que las plantas para crecer necesitan tierra, agua y sol. Te invito a que estudies la orientación de tu casa y departamento para anticipar la velocidad de crecimiento de tu huerto urbano. A más sol, el crecimiento tiende a ser más rápido en comparación a aquellos huertos que reciben poca luz solar en el día.
  5. Motivación, constancia y paciencia: Siempre es bueno tener presente que estas son algunas de las cualidades y virtudes que se desarrollan en el cuidado de nuestros huertos, pero es un trabajo en equipo que debemos fortalecer con amor y apoyo mutuo, entre padres, madres e hijos.

Les deseo mucho éxito en esta nueva aventura que solo los valientes podrán llevar a cabo. Que el espacio nunca sea una excusa, solo una oportunidad.

Material elaborado por Daniela Benavides, Educadora Párvulos