Volver Tips

Importancia del desarrollo de las habilidades sociales a temprana edad

Padres coloreando con su hija

Cada día existe mayor conciencia sobre la importancia de la adquisición de las habilidades sociales (HHSS) durante los primeros años de vida del ser humano, debido a que desde el mismo instante en que el niño nace iniciará su desarrollo social y uno de sus procesos principales será la socialización, que atañe todo lo que la persona, observa, aprende e interioriza y esto va desde la percepción o manera de interpretar la realidad, hasta como asimila valores, normas y creencias. Múltiples estudios han demostrado como este tipo de aptitudes condiciona el funcionamiento futuro tanto a nivel social como psicológico de un individuo.

Las habilidades sociales en temprana edad y sus beneficios

Por definición, las habilidades sociales son un conjunto de conductas que permiten al individuo desarrollarse en un contexto individual o interpersonal y posibilitan la resolución de problemas inmediatos y la disminución de problemas futuros. Algunos ejemplos de HHSS son:

Habilidades sociales básicas: Escuchar, iniciar una conversación, mantener una conversación, formular una pregunta, dar las gracias, presentarse, presentar a otras personas y hacer un cumplido.

Habilidades sociales avanzadas; Pedir ayuda, participar, dar instrucciones, seguir instrucciones, disculparse y convencer a los demás.

Las HHSS en la etapa preescolar se centran en el aprendizaje de normas y modelos de cómo relacionarse con pares y adultos, en estos años es a través del juego su principal fuente de adquisición. Mientras que la entrada a la escuela supone el empleo de HHSS más complejas, ya que este ámbito implica no solo la expresión sino también la comprensión de comportamientos sociales y sentimientos.

La capacidad de adquirir HHSS puede situarse al mismo nivel (e incluso en uno superior) que otros aprendizajes que suelen ser mucho más valorados socialmente, como la aptitud lingüística o la matemática, puesto que su desarrollo jugará un rol fundamental en la estabilidad emocional de la persona. Diversos estudios señalan que el desarrollo de HHSS en la infancia incidiría positivamente en la autoestima, en la adopción de roles, en la autorregulación del comportamiento y rendimiento académico. También resultan ser un medio excepcional de protección y promoción de la salud, ya que los comportamientos sociales favorecen la adaptación, la aceptación de los otros, los refuerzos positivos y el bienestar del sujeto.

Existe la errónea concepción de considerar que este tipo de aptitudes se asimilan de forma automática con el paso del tiempo, por consiguiente, el niño acaba por no interiorizar estos aspectos tan relevantes para su desarrollo, ya que el hecho de saberse competente en el área de las HHSS le posibilita la capacidad de asimilar de forma más profunda y completa otro tipo de capacidades como las intelectuales o las cognitivas.

Cómo se adquieren y cual es el rol de los padres en el desarrollo de las HHSS de sus hijos e hijas

Los niños desarrollan la mayoría de sus aprendizajes mediante la observación, la imitación y la interacción continua, siendo dos los elementos fundamentales para que se produzca el proceso de aprendizaje, en primer lugar, el tipo de consecuencias y su contingencia temporal, pues cuando una conducta va seguida de una consecuencia agradable la conducta tiende a aumentar en frecuencia y la segunda variable se refiere a la reproducción de comportamientos a partir de la observación de modelos o referentes conductuales, es decir, la imitación de quienes les rodean, siendo este el rol que deben desempeñar los padres. Los adultos debemos enseñar y ejemplificar a niños y niñas sobre cómo deben actuar cuando están en diferentes espacios y con diversas personas, pues parte del manejo de las HHSS consiste en saber que existen buenas y malas formas de comportarse con los demás, en su manera de hablarles y relacionarse con ellos.

Un ambiente de crianza amoroso, basado en el respeto de los derechos de los niños y niñas conducirá inevitablemente a comportamientos sociales positivos, como actuar con confianza en sí mismos/as, confiar en otro/as, deseos de aprender, curiosidad y aceptación de nuevos desafíos. Ser un adulto que disfruta al estar con ellas(os), que les responde cuando preguntan, que apoya sus necesidades e intereses, que conoce las señales que emiten en demanda de atención y que respeta sus ritmos de aprendizaje.

Por medio de una actitud que refuerza positivamente las HHSS en sus hijos, los padres lograrán construir un espacio de bienestar, el cual favorecerá que en el futuro ellos puedan establecer vínculos de amistad, una sana convivencia familiar y con sus pares, lo cual le beneficiará enormemente tanto a nivel personal, como a nivel social.

Consecuencias de un pobre desarrollo habilidades sociales en la niñez

Varios son los estudios que han puesto de manifiesto que la carencia de HHSS favorece la aparición de comportamientos disfuncionales en el ámbito familiar y escolar, así como también potenciarían la ocurrencia de trastornos psicopatológicos en la infancia o la adolescencia, afectando la autoestima, pudiendo también generarse aislamiento social, sensación de rechazo, agresividad, y, en definitiva, un desarrollo menos feliz y limitado en sus posibilidades de crecimiento.
(Cierre)

Actualmente vivimos un estado de catástrofe, donde dada la contingencia sanitaria niños y niñas están siendo privados de diversos contextos de socialización, como son la escuela, clubs deportivos, iglesia, entre otros, por ende, en estos momentos somos su principal agente socializador, ejerciendo un rol protagónico y sustancial en la educación del desarrollo de sus HHSS.

Si muestra alguna preocupación respecto a dificultades en el desarrollo de HHSS de su hijo(a), es importante que lo mencione a su pediatra, considerando la posibilidad de una derivación con un especialista de salud mental que pueda realizar una evaluación, tratamiento y guía de apoyo parental.

Material elaborado por Psicóloga Natalia Hinojosa Montecino, Magíster en Psicología Clínica, diplomada en Psicoterapia Sistémica Infanto-Juvenil, con formación en Psicoterapia Sistémica, Terapia Centrada en Soluciones.

Referencias

  1. Betina Lacunza, Ana, & Contini de González, Norma (2011). Las habilidades sociales en niños y adolescentes. Su importancia en la prevención de trastornos psicopatológicos. Fundamentos en Humanidades, XII (23),159-182. Recuperado en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=184/18424417009.
  2. ballo, V. (2005). Manual de Evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales. (6° Edición). Madrid: Siglo XXI.
  3. rrasco, M. (2017). El juego: una herramienta educativa para el desarrollo de habilidades sociales en el nivel inicial. Monografía para optar el grado académico de bachiller en educación. Lima.
  4. Delgado, I. (2011) El juego infantil y su metodología; Madrid, Paraninfo.
  5. Díaz-Sibaja, M., Trujillo, A. y Peris-Mencheta, L. (2007). Hospital de día infanto-juvenil: programas de tratamiento. Revista de Psiquiatría y Psicología del niño y del adolescente, 7 (1), 80-99.
  6. Espinoza, B. (s.f.). Promoción de habilidades sociales en la infancia: Los adultos como referentes de buen trato. Materiales columnas del experto, Chile Crece Contigo. Recuperado en: http://www.crececontigo.gob.cl/columna/promocion-de-habilidades-sociales-en-la-infancia-los-adultos-como-referentes-de-buen-trato/.
  7. Gil Rodríguez, F., León Rubio, J. y Jarana Expósito, L. (Eds) (1995). Habilidades sociales y salud. Madrid: Pirámide.
  8. Isaza Valencia, Laura, & Henao López, Gloria Cecilia (2010). El desempeño en habilidades sociales en niños, de dos y tres años de edad, y su relación con los estilos de interacción parental. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 8(3),1051-1076. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=2931/293122000007.
  9. Kennedy, J. (1992). Relationship of maternal beliefs and childrearing strategies to social competence in preschool children. Child Study Journal, 22, (1), 39-61.
  10. Monjas Casares, M. (2002). Programa de enseñanza de habilidades de interacción social (PEHIS) para niños y niñas en edad escolar. Madrid: CEPE.
  11. Ovejero Bernal, A. (1998). Las habilidades sociales y su entrenamiento en el ámbito escolar. En F. Gil y J. León (comp.) Habilidades sociales. Teoría, investigación e intervención (pp. 169-185). Madrid: Síntesis Psicológica.
  12. Rodríguez, E. (s.f.). Habilidades sociales en la infancia ¿Cuáles son y cómo desarrollarlas? Psicología y mente. Disponible en: https://psicologiaymente.com/desarrollo/habilidades-sociales-infancia.
  13. Valverde, J., y García, E. (2018). La estimulación temprana y su importancia en el desarrollo de habilidades sociales en los infantes de 1 a 2 años. Tesis INITRU. Trujillo, Perú.