DEA – Dificultades Específicas del Aprendizaje

___

A mi hijo le detectaron Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA)

Muchas veces, hemos escuchado a padres estar sumamente espantados con el diagnóstico actual de su hijo/hija. Esta situación los lleva en reiteradas ocasiones a la desesperanza de que sus hij@s puedan alcanzar metas escolares, conduciéndolos a la falta de exigencias y pérdida de hábitos de estudios por miedo a generar  en los niñ@s mayor frustración en el ámbito escolar o viceversa, dando como resultado padres atribuyendo el mal rendimiento “a la flojera” de sus hijo@s por no mejorar y generando un reto constante hacia ell@s.

Estas dinámicas no solo son erróneas, sino a su vez generan un incremento en la gravedad del diagnóstico, como también un incremento en las dificultades  sociales y personales de los menores, debido a la falta de estimulación adecuada para una superación de sus dificultades.

Antes estos hechos, ¿realmente estamos entendiendo lo que  significa este diagnóstico DEA?

A modo general, este trastorno se refiere a dificultades en alguna de las habilidades de matemáticas, lectura y/o escritura, que evidencia un desarrollo deficiente en comparación a su grupo etario, ya sea por circunstancias biológicas, maduracionales y/o emocionales. Para identificarlo, no solo se evalúan estas capacidades básicas, sino también la ortografía, habilidades en la comprensión y razonamiento, planeación, organización, memoria y desarrollo social.

Sin embargo, sólo son sometidos a estas evaluaciones los estudiantes que presentan un déficit en el rendimiento escolar o dificultades emocionales evidentes que impiden un adecuado desempeño, por lo cual, cualquiera de nuestros hijos podría padecer un DEA, sin embargo, si este no genera malestar en alguno de las áreas del desarrollo (social, afectiva, cognitiva) será casi imposible detectarla.

 

Nataly Valdivia, nos comenta:

Es importante mencionar que este diagnóstico no presenta la gravedad como otras dificultades del aprendizaje, ya sea discapacidades intelectuales, trastornos visuales o auditivos, otros trastornos mentales o neurológicos, por lo mismo son categorizados como “Dificultades del aprendizaje transitorios”. En este sentido,  los que presentan este diagnóstico mantienen dificultades en la adquisición de aprendizaje, por lo cual necesitan de mayor estimulación para alcanzar las metas propuesta, pudiendo alcanzar una superación en sus dificultades si son estimulados de manera correcta.

Mi recomendación como profesional, y a modo general, para aquellos que padecen este diagnóstico, aconsejo fomentar con mayor constancia y rigurosidad los hábitos de estudios, generar apoyos específicos en relación al área afectada y mejorar el  manejo de la frustración, como identificar posibles situaciones emocionales que pudieran interferir con los apoyos entregados. En este sentido es de suma importancia la calma y paciencia de los padres,  ya que para obtener resultados favorables tendremos que esperar a que las áreas de mayor dificultad logren nivelarse y madurar. Por lo tanto la paciencia, constancia, hábitos y apoyo fomentarán la maduración adecuada para una mejoría en su rendimiento escolar y desarrollo personal.

Si desean, pueden realizar sus comentarios o preguntas sobre este tema a Nataly Valdivia, especialista en servicios de psicología en especialización en atención infanto-juveniles, quién es la autora de este consejo exclusivo para nuestro sitio web de NOPIOX.

Hacer preguntas aquí

  • shareFB
  • shareFB