Transtorno por Déficit Atencional (TDA)

TDA

La importancia de la atención temprana por Transtorno por Déficit Atencional (TDA)

En la actualidad  el Trastorno por Déficit (TDA) está definido como un trastorno del neurodesarrollo, de las cuales se sub dividen en diferentes tipos de TDA. Es uno de los trastornos más frecuentes en la población, muchas veces tienen relación con herencias genéticas, lo cual  es posible sobrellevar mediante fármacos y tratamientos específicos.

La realidad de nuestro país señala que 100 de cada 1000 alumnos chilenos padece este diagnóstico y su  edad promedio en su detección, generalmente es a partir de los 6 a 7 años. El TDA es detectado, debido  a las dificultades que precede el niño o niña a adaptarse a las normas sociales y atender a las necesidades de la educación formal.

TDAUsualmente los niños que presentan este trastorno, se caracterizan  por ser desordenados, perdiendo sus pertenecías contantemente, se olvidan con facilidad de las actividades que deben realizar, también poseen bastante dificultad para organizarse e incluso dan la sensación que no quieren escuchar, pero efectivamente es que su mente se encuentra en otro lugar, pensando más de dos cosas a la vez, por lo mismo son personas sumamente imaginativas y creativas pero no siempre logran adecuar esta habilidad mental a todos los contextos del aprendizaje, desencadenado diversas dificultades para la adquisición del aprendizaje. Usualmente, la manera de detectar a niños con este trastorno, se basan en la característica más usual que es la dificultad para mantener un control en la motricidad, parándose reiteradas veces de su silla con la necesidad de tener su cuerpo siempre en movimiento, al igual que su mente.

Sin embargo, no todas las personas mantienen dificultades para quedarse quietos,  motivo por el cual muchas veces este trastorno no se detecta a tiempo por parte de los padre o profesores, acarreando en los niños una serie de consecuencias.

Unas de las principales consecuencias al no detectar a tiempo un TDA, son las repercusiones a nivel personal y social , ya que en la mayoría de las veces , afecta el rendimiento escolar y con ello, dificultades en el área emocional, debido a la sensación de fracaso constante,  generando  paulatinamente una pérdida en la autoestima, buscando  muchas veces otros medios para validarse a nivel individual, de lo cual si no son apoyados correctamente, podría desencadenar  comportamientos disruptivos, afectando la apreciación de si mismo y de su círculo social.

A su vez, muchas veces estos niños  bajo las constantes distracciones y muchas veces pérdida de memoria, son vistos como personas irresponsables, siendo excluidos por los grupos de compañeros, llevándolo generalmente a la estigmatización y con ello acarreando en ellos, la desmotivación del mundo escolar.

¿Pero qué pasa si tengo sospecha que mi hij@ tiene Trastorno por Déficit Atencional?

¿Tengo que medicarlo?

¿Dónde lo llevo?

Es importante indicar que hoy en día, el TDA  está más que sobre diagnosticado en la educación actual. Por eso, es importante realizar todos los exámenes médicos bajo la sospecha de esto, para así evitar una posible dificultad mayor en la formación académica y en el desarrollo emocional. Sin embargo, muchas veces este trastorno  es la consecuencia o mejor dicho un síntoma de otras dificultades emocionales, por lo mismo, antes de pensar en la medicación, primeramente es importante siempre evaluar el área emocional, porque efectivamente podemos estar en presencia de este trastorno, debido a diversos factores ambientales que han gatillado estas sintomatologías asociadas al TDA. Estudios demuestran que solo el 30% de esto tiene un origen genético y el resto tiene que ver con factores ambientales, por lo cual desde mi experiencia como psicóloga en contextos educacionales y clínicos siempre sugiero evaluación  psicológica para  descartar que el origen de las sintomatologías, sea en relación a factores emocionales y no del neurodesarrollo.

Es preciso indicar que ante la presencia de este trastorno por alteraciones biológicas, solamente el neurólogo o psiquiatra puede diagnosticar y medicar, mientras que el psicólogo podrá enseñar herramientas para mejorar  comportamientos  disfuncionales y/o trabajar con las consecuencias en diferentes áreas del desarrollos  afectadas por este trastorno.

 

Si desean, pueden realizar sus comentarios o preguntas sobre este tema a Nataly Valdivia, especialista en servicios de psicología en especialización en atención infanto-juveniles, quién es la autora de este consejo exclusivo para nuestro sitio web de NOPIOX.

Hacer preguntas aquí

 

Nota: Datos estadísticos  por Texto / Francisca Siebert  Dircom-UChile  Jueves 16 de marzo de 2017.
  • shareFB
  • shareFB